Agosto 02, 2017

Seguimos avanzando por una Justicia Sensible al Género

Haciendo énfasis de nuestra misión como Mujeres Transformando el Mundo seguimos acompañando de manera integral a niñas, niños, adolescentes y mujeres adultas víctimas de violencia sexual.

Durante los primeros siete meses del año 2017 se ha dado seguimiento a más de 40 casos de los cuales a través de la aplicación de litigio estratégico se ha ido agotando cada etapa del proceso conforme al seguimiento que se  brinda en cada caso.

Del mes de  enero a julio de 2017, se han obtenido seis sentencias de las cuales cuatro han sido condenatorias una absolutoria total y una absolutoria parcial.

De las seis sentencias cinco son por violación y una por femicidio, una de las sentencias condenatorias ha sido por pena máxima de 48 años de prisión en contra de un hombre de 52 años de edad que violó a niño de siete años de edad.

Las víctimas de violación y femicidio de las seis sentencias obtenidas oscilan entre los 13 y 16 años de edad.

Para Mujeres Transformando el Mundo, el que exista una sentencia condenatoria es fundamental; ya que administra los principios de reparación judicial efectiva hacia la víctima.

El acompañamiento integral y trabajo en equipo desde -MTM-  se da desde el inicio de todo proceso, asumiendo retos en cada proceso que se acompaña; ya que se debe enfrentar a jueces y juezas que tienen un prejuicio o conceptualización de la violencia sin haber escuchado previamente a las víctimas.

Un caso concreto es el actuar de la Jueza Ana María Rivera Méndez quien conoció dos de los seis casos. En el primer caso el sindicado era un maestro que violó a una alumna, en este caso la jueza absolvió al maestro en su totalidad. El segundo caso es el de un hombre que violó de forma continuada a su pequeña sobrina, en este caso la jueza Rivera cambió el delito de Violación con Agravación de la Pena en Forma Continuada con Circunstancias Especiales de Agravación a delito de agresión sexual.

Como equipo multidisciplinario seguiremos trabajando y brindando un acompañamiento integral a las víctimas de violencia y violación sexual que lo soliciten, porque ningún hecho de violencia y violación sexual, debe quedar impune.